Cocinas centrales

QS logo 9001En la actualidad, disponemos de cocinas centrales en Madrid con el Nº de Registro Sanitario 26.6490/M, así como con la certificación ISO-9001 en Gestión de Servicios de Hostelería, para dar servicio de catering transportado a empresas y otras colectividades, así como servicios especiales de coffe break, bufés fríos, menús ejecutivos, etc.

En la cocina central, y como parte del sistema de APPCC (Análisis de Peligros y Puntos Críticos de Control) implantado en la misma, se hacen tomas de la temperatura de emplatado así como todos los controles implementados en la normativa.

Tras el emplatado se introducen las bandejas en contenedores isotermos que, con una correcta manipulación, mantendrán la temperatura hasta el momento del servicio.

Dentro del sistema APPCC se realizan recogidas periódicas de las comidas elaboradas en la cocina central para su posterior análisis microbiológico, por parte de un laboratorio externo.

Sistema de catering caliente

Una vez finalizada la elaboración, se emplata en bandejas contenedoras isotermas, las cuales permiten el mantenimiento de la temperatura y garantizan unas condiciones higiénico-sanitarias adecuadas.

Dichas bandejas se transportan en vehículos isotermos a los clientes finales con sus correspondientes etiquetas y albaranes.

Sistema de línea fría

En este sistema, tras la elaboración de la materia prima en caliente, se procede a su emplatado en envases individuales o barquetas para, posteriormente, enfriar la comida en abatidores de temperatura con el objeto de conseguir un enfriamiento rápido (se pasa de 80 a 3 ºC en menos de dos horas) y así evitamos las proliferaciones microbianas.

Una vez enfriada, se procede al cierre de los envases mediante termo sellado con un filme pegable, sistema que permite una caducidad máxima de tres días en refrigeración. Posteriormente se etiquetan.

Los envases se disponen en contenedores isotermos para su transporte en vehículos, también isotermos, con equipos de frío.

Una vez entregadas al cliente, las bandejas o barquetas se conservan en cámaras frigoríficas a una temperatura de 3 ºC durante un máximo de tres días.

Cuando se van a consumir, se sacan las barquetas de la cámara frigorífica, se manipulan de manera correspondiente y se calientan en un horno regenerador o microondas para bandejas individuales.