El Día Mundial de la Nutrición, y la necesidad de mejorarla

Día Mundial de la Alimentación

Hoy 28 de mayo se conmemora el Día Mundial de la Nutrición, instituido por la Organización Mundial de la Salud (OMS). El objetivo es generar conciencia de la importancia de alimentarse adecuadamente para nutrir el cuerpo y tener buena salud.

La nutrición es «la ingesta de alimentos en relación con las necesidades dietéticas del organismo. Una buena nutrición (una dieta suficiente y equilibrada combinada con el ejercicio físico regular) es un elemento fundamental de la buena salud. Una mala nutrición puede reducir la inmunidad, aumentar la vulnerabilidad a las enfermedades, alterar el desarrollo físico y mental, y reducir la productividad», según la propia OMS.

Desde el 28 de mayo de 2002 se celebra esta fecha, una iniciativa apoyada por diversas instituciones alimentarias la cual va de la mano de la Federación Española de Sociedades de Nutrición Alimentación y Dietética (FESNAD).

Día Mundial de la Nutrición

Los nutriólogos nos recuerdan que no hay alimentos buenos ni malos. Que la condición de deficiencia de micro y macronutrientes, así como el exceso en el consumo de productos altos en azúcares simples y grasas trans; son los que en combinación, generan problemas de salud pública.

Y señalan que la desnutrición, el sobrepeso, la obesidad, la diabetes, la hipertensión y otras enfermedades crónico-degenerativas, están íntimamente relacionadas a una mala nutrición y hábitos de vida no saludables.

A través de un comunicado, la OMS comparte cinco pasos esenciales a seguir para mejorar nuestra nutrición.

  • Consumir al menos cinco raciones diarias de fruta y verdura. Son un excelente aporte de carbohidratos simples vitaminas, minerales y fitonutrientes en nuestra dieta. Es importante recordar su aporte de fibra dietética, sobre todo si las consumimos en crudo y con la cáscara comestible.? En España tenemos riqueza de frutas y verduras y hay que aprovechar las que son de temporada.

Día Mundial de la Alimentación

  • Mantener una dieta variada. Consumir variedad de alimentos, ayuda a asegurar también variedad en nutrimentos para cubrir nuestra ingesta diaria recomendada. Este es uno de los puntos principales de la dieta correcta para la orientación alimentaria. Hay que variar también en colores, sabores, texturas, olores y preparación de los platillos que consumamos.

Otras pautas para mejorar

  • Adecuar las calorías que ingerimos a la actividad física que realizamos. Este punto está íntimamente relacionado con lo que llamamos personalización en tu nutrición. Es una dieta que gire en torno a adaptar nuestros menús saludables, al estilo de vida que llevamos. Comer suficiente en la dieta correcta, implica mantener dietas isocalóricas, es decir, ni de más ni de menos.
  • Evitar las grasas tipo trans, el exceso de azúcar y sal. La palabra clave en todos los aditivos a agregar en nuestros platillos, es la moderación. Grasas trans, sal y azúcar, son tres principales ingredientes usados en la industria para potencializar el sabor de los productos. Sin embargo, en exceso, están íntimamente relacionados al sobrepeso, obesidad, diabetes, hipertensión y enfermedades cardiovasculares (ECV). Cuidar a nuestro corazón prefiriendo grasas no saturadas, lo dulce de los propios alimentos (como en la fruta) y las especias para dar sazón.
  • Realizar deporte y evitar el consumo de alcohol y bollería industrial. Correr, caminar, trotar, patinar, saltar la cuerda, andar en bicicleta y nadar, son solo algunos ejemplos de ejercicios cardiovasculares que pueden ayudar a reducir grasa corporal. La clave está en ser constante al realizarlos. La Organización Mundial de la Salud(OMS) recomienda que los adultos realicen 150 minutos semanales de actividad física aeróbica, de intensidad moderada, o bien 75 minutos de actividad física aeróbica vigorosa cada semana. Respecto al alcohol recordar que por gramo nos da 9 kcal que se consideran “vacías” debido a que solo provee de energía más no de nutrimentos, por ello no debe estar presente dentro de la dieta habitual.